La Presencia de Dios en mi

Dios volvió mi llanto en risa y mi derrota convirtió en victoria. Oro por aquellos que se alegraron en mi desdicha. y que aún hoy, todavía, tratan de dañarme. Pido misericordia para ellos porque se están acarreando grandes tribulaciones. Dales luz Señor, para que rectifiquen ahora cuando aún es tiempo. Yo vivo en Jerusalén, la ciudad de la paz, allí encontré mi retiro de tranquilidad que nin gún ser humano puede perturbar. Porque es la paz que me da la Presencia de Dios en mi, mi paz es real, es verdadera, es sagrada. Gracias Padre que así es.

Comentar con Facebook

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>